Blog de ISOTELIA

Nueva Orden de Módulos para 2016

Escrito por isotelia 24-11-2015 en fiscal. Comentarios (0)


El 18 de noviembre de 2015 se ha publicado en el BOE una nueva Orden modificando el método de estimación objetiva una vez más.

La nueva modificación se publica en el el BOE la Orden HAP/2430/2015, de 12 de noviembre, desarrollando de nuevo para 2016 los límites para el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido

Se incluyen las siguientes novedades:

Nuevas magnitudes excluyentes de carácter general A PARTIR DE 1-1-2016:

·  Volumen de ingresos en el año inmediato anterior superior a 250.000 euros sin expedir factura, para el conjunto de actividades económicas, excepto las agrícolas, ganaderas y forestales . Se computarán la totalidad de las operaciones, exista o no obligación de expedir factura. Las operaciones en las que exista obligación de expedir factura cuando el destinatario sea empresario, no podrán superar 125.000 euros.

·  Volumen de ingresos para el conjunto de actividades agrícolas, forestales y ganaderas superior a 250.000 euros.

·  Volumen de comprasen bienes y servicios en el año inmediato anterior, excluidas las adquisiciones de inmovilizado, superior a 250.000 euros.

Nuevas magnitudes excluyentes específicas: para las actividades de transporte de mercancías por carretera (epígrafe 722) y los servicios de mudanzas (epígrafe 757) el límite disminuye de 5 a 4 vehículos cualquier día del año.

Exclusión del régimen de módulos de las actividades incluidas en las divisiones 3, 4 y 5 de la sección primera de las Tarifas del IAE sujetas a retención del 1% en 2015.

Se mantiene para el ejercicio 2016 la reducción del 5 por ciento sobre el rendimiento neto de módulos prevista en la disposición adicional trigésima sexta de la LIRPF.



COBRO DE FACTURAS

Escrito por isotelia 13-11-2015 en juridica. Comentarios (0)

Uno de los problemas más graves a los que se enfrentan los empresarios en este país, ya sean sociedades o personas físicas, es al incobro de los servicios prestados. No me estoy refiriendo en este caso al retraso en el cobro. En teoría, el cobro de una factura no puede demorarse más alla de los 60 días, ya sea el deudor un empresario o una administración publica. Sin embargo todos sabemos que eso no es mas que una quimera y que los plazo se eternizan, pero en fin, más vale tarde que nunca. Pero es claro que es mucho peor que no te paguen. Entonces que hacemos. Mas alla de farragosas disquisiciones teóricas este blog pretende acercarnos a este tipo de problemas de la forma más pragmática posible. Cuando nos encontramos ante un impago debemos de partir de la base que debemos agotar las vías “amistosas de cobro”. Aunque  nos suponga cierto conflicto moral no nos queda más remedió que intentar poner buena cara y solicitar,  rogar,  y, en última instancia, amenazar. Cuando nos cansemos de esta via deberíamos acudir a un profesional. Lo primero que este debe intentar es mandar al deudor algún tipo de requerimiento, a veces funciona, imagino que por la intimidación que producimos los abogados. Por cierto este es un servicio que nosotros ofrecemos gratuitamente a nuestros clientes.

 Si no funcionan, no nos queda más remedio que interponer algún tipo de procedimiento judicial. Con carácter previo, siempre recomiendo preguntarse si el deudor es mínimamente solvente, pues si  no mejor olvidarse. Una vez que demos ese paso debemos tener en cuenta que existen varios tipos  procedimientos judiciales. Si el trabajo esta sustentado en una letra de cambio o un cheque se puede acudir directamente a un procedimiento cambiario, que es un procedimiento  sumario, ejecutivo y relativamente rápido. Si no es asi podemos acudir a un procedimiento declarativo que, en función de si es más o menos de 6000 euros,  será ordinario o verbal. Pero nuestro legislador  incorporó un nuevo tipo de procedimiento para el cobro de las facturas, el procedimiento monitorio. He de reconocer que la idea es buena, basta con una mera factura o documento similar, no requiere abogado o procurador y es rápido. El problema como siempre es  su puesta en funcionamiento, principalmente se generan problemas con las notificaciones, que muchas veces se eternizan.

 Bueno una vez expuestos los procedimientos, vamos a la verdadera dificultad en su puesta en marcha. Recordar que hay que partir de la premisa de que, en España,  es más fácil ganar un pleito que cobrarlo. Sea cual sea el procedimiento, finalmente tendremos una resolución que se debe cumplir, y si no se cumple voluntariamente en el plazo legal, 20 días hábiles, hay que iniciar un procedimiento de ejecución. Se puede ejecutar por la cantidad debida más un treinta por ciento en concepto de intereses y costas. En este caso si se superan los 2000 euros si hay que contar con abogado y procurador. El problema es que las ejecuciones no son lentas, son lentísimas. Ello como siempre es debido a la dificultad de la materia, hay que investigar los bienes de un deudor, situación en la que generalmente es difícil que aparezcan bienes de cualquier tipo, a la endémica falta de medios, y a que las ejecuciones es un tema totalmente secundario para los tribunales.

Entonces, como debemos actuar?. Lamentablemente y es triste decirlo, no me queda más remedio que aconsejar acudir al procedidito monitorio, que no implica gastos, al menso en la primera fase, rezar para no tener que llegar a la ejecución, pero si no fructifica, concienciarse que nos toca sufrir un largo y frustrante periodo de ejecución 


Compensación bases Imponibles negativas en el Nuevo Impuesto de Sociedades

Escrito por isotelia 10-11-2015 en fiscal. Comentarios (0)

  Las Bases imponibles negativas a partir de los periodos impositivos que se inicien en 2016 (es decir  para los impuestos de Sociedades que se presenten a partir del 25 julio de 2017) establecen una limitación cuantitativa del 70% de la base imponible previa a la compensación, sin límite temporal alguna y en todo caso, se podrán compensar en el período impositivo bases imponibles negativas hasta el importe de 1 millón de euros.

  El límite del 70% no resultará de aplicación en caso de entidades de nueva creación en los 3 primeros periodos impositivo en que se genere una base imponible positiva previa a su compensación.

  En el periodo impositivo que se inicia el 1 de enero de 2015 se mantienen las limitaciones aplicables en la actualidad para las grandes empresas.(*)

  Se introducen medidas especiales en los supuestos  de adquisición de sociedades con la finalidad de compensar bases imponibles negativas de las mismas.

  Por último, se amplia el plazo de la Administración para poder revisar las bases imponibles negativas a un máximo de 10 años atrás.


Es importante saber que para este Impuesto de Sociedades que se avecina sobre nuestros resultados del 2016, la limitación cuantitativa es del 60% "a día de hoy" (estoy modificando este artículo en noviembre 2016), dado que todo está en continuo cambio.

 En resumen para la mayoría de nuestras empresas y con un ejemplo: Si por ejemplo nuestras bases negativas de años anteriores son de 60.000 euros, y tenemos este año 30.000 de beneficio, como estamos por debajo del millón de euros de límite, (muy difícil para que lleguen nuestras pequeñas empresas), seguimos sin pagar nada en impuesto de sociedades 2016.

 


 (*) Existe un límite en 2015 para los contribuyentes cuyo volumen de operaciones, calculado conforme a lo dispuesto en el artículo 121 LIVA, haya superado la cantidad de 6.010.121,04 euros durante los doce meses anteriores a la fecha en que se inicien los períodos impositivos dentro del año 2015, tendrán los siguientes límites:

·    1.La compensación de bases imponibles negativas está limitada al 50 % de la base imponible previa a la aplicación de la reserva de capitalización a dicha compensación, cuando en esos doce meses el importe neto de la cifra de negocios sea al menos 20 millones de euros pero inferior a 60 millones de euros.

·    2.La compensación de bases imponibles negativas está limitada al 25 % de la base imponible previa a la aplicación de la reserva de capitalización a dicha compensación, cuando en esos doce meses el importe neto de la cifra de negocios sea al menos 60 millones de euros.