Blog de ISOTELIA

COBRO DE FACTURAS

Escrito por isotelia 13-11-2015 en juridica. Comentarios (0)

Uno de los problemas más graves a los que se enfrentan los empresarios en este país, ya sean sociedades o personas físicas, es al incobro de los servicios prestados. No me estoy refiriendo en este caso al retraso en el cobro. En teoría, el cobro de una factura no puede demorarse más alla de los 60 días, ya sea el deudor un empresario o una administración publica. Sin embargo todos sabemos que eso no es mas que una quimera y que los plazo se eternizan, pero en fin, más vale tarde que nunca. Pero es claro que es mucho peor que no te paguen. Entonces que hacemos. Mas alla de farragosas disquisiciones teóricas este blog pretende acercarnos a este tipo de problemas de la forma más pragmática posible. Cuando nos encontramos ante un impago debemos de partir de la base que debemos agotar las vías “amistosas de cobro”. Aunque  nos suponga cierto conflicto moral no nos queda más remedió que intentar poner buena cara y solicitar,  rogar,  y, en última instancia, amenazar. Cuando nos cansemos de esta via deberíamos acudir a un profesional. Lo primero que este debe intentar es mandar al deudor algún tipo de requerimiento, a veces funciona, imagino que por la intimidación que producimos los abogados. Por cierto este es un servicio que nosotros ofrecemos gratuitamente a nuestros clientes.

 Si no funcionan, no nos queda más remedio que interponer algún tipo de procedimiento judicial. Con carácter previo, siempre recomiendo preguntarse si el deudor es mínimamente solvente, pues si  no mejor olvidarse. Una vez que demos ese paso debemos tener en cuenta que existen varios tipos  procedimientos judiciales. Si el trabajo esta sustentado en una letra de cambio o un cheque se puede acudir directamente a un procedimiento cambiario, que es un procedimiento  sumario, ejecutivo y relativamente rápido. Si no es asi podemos acudir a un procedimiento declarativo que, en función de si es más o menos de 6000 euros,  será ordinario o verbal. Pero nuestro legislador  incorporó un nuevo tipo de procedimiento para el cobro de las facturas, el procedimiento monitorio. He de reconocer que la idea es buena, basta con una mera factura o documento similar, no requiere abogado o procurador y es rápido. El problema como siempre es  su puesta en funcionamiento, principalmente se generan problemas con las notificaciones, que muchas veces se eternizan.

 Bueno una vez expuestos los procedimientos, vamos a la verdadera dificultad en su puesta en marcha. Recordar que hay que partir de la premisa de que, en España,  es más fácil ganar un pleito que cobrarlo. Sea cual sea el procedimiento, finalmente tendremos una resolución que se debe cumplir, y si no se cumple voluntariamente en el plazo legal, 20 días hábiles, hay que iniciar un procedimiento de ejecución. Se puede ejecutar por la cantidad debida más un treinta por ciento en concepto de intereses y costas. En este caso si se superan los 2000 euros si hay que contar con abogado y procurador. El problema es que las ejecuciones no son lentas, son lentísimas. Ello como siempre es debido a la dificultad de la materia, hay que investigar los bienes de un deudor, situación en la que generalmente es difícil que aparezcan bienes de cualquier tipo, a la endémica falta de medios, y a que las ejecuciones es un tema totalmente secundario para los tribunales.

Entonces, como debemos actuar?. Lamentablemente y es triste decirlo, no me queda más remedio que aconsejar acudir al procedidito monitorio, que no implica gastos, al menso en la primera fase, rezar para no tener que llegar a la ejecución, pero si no fructifica, concienciarse que nos toca sufrir un largo y frustrante periodo de ejecución 


Compensación bases Imponibles negativas en el Nuevo Impuesto de Sociedades

Escrito por isotelia 10-11-2015 en fiscal. Comentarios (0)

  Las Bases imponibles negativas a partir de los periodos impositivos que se inicien en 2016 (es decir  para los impuestos de Sociedades que se presenten a partir del 25 julio de 2017) establecen una limitación cuantitativa del 70% de la base imponible previa a la compensación, sin límite temporal alguna y en todo caso, se podrán compensar en el período impositivo bases imponibles negativas hasta el importe de 1 millón de euros.

  El límite del 70% no resultará de aplicación en caso de entidades de nueva creación en los 3 primeros periodos impositivo en que se genere una base imponible positiva previa a su compensación.

  En el periodo impositivo que se inicia el 1 de enero de 2015 se mantienen las limitaciones aplicables en la actualidad para las grandes empresas.(*)

  Se introducen medidas especiales en los supuestos  de adquisición de sociedades con la finalidad de compensar bases imponibles negativas de las mismas.

  Por último, se amplia el plazo de la Administración para poder revisar las bases imponibles negativas a un máximo de 10 años atrás.


Es importante saber que para este Impuesto de Sociedades que se avecina sobre nuestros resultados del 2016, la limitación cuantitativa es del 60% "a día de hoy" (estoy modificando este artículo en noviembre 2016), dado que todo está en continuo cambio.

 En resumen para la mayoría de nuestras empresas y con un ejemplo: Si por ejemplo nuestras bases negativas de años anteriores son de 60.000 euros, y tenemos este año 30.000 de beneficio, como estamos por debajo del millón de euros de límite, (muy difícil para que lleguen nuestras pequeñas empresas), seguimos sin pagar nada en impuesto de sociedades 2016.

 


 (*) Existe un límite en 2015 para los contribuyentes cuyo volumen de operaciones, calculado conforme a lo dispuesto en el artículo 121 LIVA, haya superado la cantidad de 6.010.121,04 euros durante los doce meses anteriores a la fecha en que se inicien los períodos impositivos dentro del año 2015, tendrán los siguientes límites:

·    1.La compensación de bases imponibles negativas está limitada al 50 % de la base imponible previa a la aplicación de la reserva de capitalización a dicha compensación, cuando en esos doce meses el importe neto de la cifra de negocios sea al menos 20 millones de euros pero inferior a 60 millones de euros.

·    2.La compensación de bases imponibles negativas está limitada al 25 % de la base imponible previa a la aplicación de la reserva de capitalización a dicha compensación, cuando en esos doce meses el importe neto de la cifra de negocios sea al menos 60 millones de euros.


MODULEROS 2016

Escrito por isotelia 10-09-2015 en fiscal. Comentarios (0)


Una de las nuevas modificaciones que traerá el 2016 es la que atañe a las actividades profesionales en estimación objetiva por módulos.  Para el 2016, se modifica la disposición adicional trigésima sexta, actividades excluidas del método de estimación objetiva a partir de 2016, de la Ley 35/2006, según la cual, “la Orden Ministerial por la que se desarrollen para el año 2016 el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido no incluirá en su ámbito de aplicación las actividades incluidas en la división 3, 4 y 5 de la sección primera de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas a las que sea de aplicación el artículo 101.5 d) de esta Ley en el período impositivo 2015”

En castellano, todos los profesionales que facturaban en módulos y que pertenecían a las actividades de los grupos 3,4 y 5 (es decir, sobre todo las de construcción, albañilería, carpintería, cerrajería, instalaciones, montajes, fontanería, revestimientos, y confección) y que tenían retención en sus facturas del 1%, dejarán de estar en módulos en 2016, y pasarán a estimación directa.

La misión de esta modificación es eliminar la posibilidad, sobre todo en la construcción, de recibir facturas de proveedores en módulos. Hay que recordar que la Administración de Hacienda suele ser bastante reacia a cualquier factura deducible que provenga de facturaciones en módulos, las cuales suelen ser puestas en duda con bastante frecuencia.  Consideraciones sobre dichas facturas haciendo mención a la capacidad del “modulero” para realizar dichas actividades, o sobre los precios que cobra por la actividad,  sobre el tiempo empleado en realizarla, o sobre el destino del dinero recibido por el proveedor, suelen ser los motivos empleados en las inspecciones para desestimar la deducibilidad de los gastos de este tipo de facturas.

Y es que la Administración sostiene de manera no muy velada que la estimación objetiva por módulos y su correspondiente sistema de iva  no se sostienen en nuestro actual sistema impositivo, y son una forma de no pagar los impuestos correctos que se deberían pagar.


Estado de la Administración de Justicia

Escrito por isotelia 07-09-2015 en juridica. Comentarios (0)


Teniendo en cuenta que esta es mi primer entrada en nuestro blog, he considerado que no podía empezar de otra forma que no fuera una reflexión general sobre lo que constituye la mayor parte de mi negociado, esto es, la lucha diaria en los tribunales de justicia. En muchas ocasiones, y por muchas personas distintas, se suele decir, la mayoría de las veces, con auténtica desesperación o cabreo, que el estado de la justicia española es lamentable. Es injusta, lenta, desfasada y plagada de obstáculos. Pues bien, en mi calidad de profesional jurídico,  no tengo más remedio que compartir la mayoría de dichos reproches. La justicia es lenta, lenta no, eternamente lenta. A día de hoy en la jurisdicción contenciosa administrativa, esto es en los procesos frente a la administración, nos están designando los juicios a dos años vista, en la civil a 7 u ocho meses y en la laboral, dependiendo la materia, nos citan para más de dos años. De la penal mejor ni hablar. A ello hay que añadir el tiempo de tramitación del propio proceso, o del dictado de la sentencia cuando se han practicado todas las pruebas. En suma, una eternidad.

Que la administración de justicia está desfasada y está plagada de trámites innecesarios y absurdos es  tan evidente que basta acercarse una mañana a una secretaria de un juzgado para ver como funcionan. Para muestra un botón, a día de hoy el correo electrónico es el gran desconocido de los tribunales.

Que la justicia sea injusta, valga la contradicción, es más cuestionable. Ante todo, hay que decir que generalmente las sentencias responden al sentido común y al dictado de las propias normas jurídicas, y son excepcionales los casos más flagrantes de injusticias que las hay. Por supuesto, todo ello contando con la ayuda inestimable de unos buenos abogados, como son los del despacho del que suscribe, dicho todo ello con innecesaria modestia.   Pero desde el momento en que la sentencia es lenta ya estamos entrando en el terreno de la injusticia, circunstancia esta que se lleva al extremo cuando se trata de ejecutar una sentencia para el cobro de alguna cantidad. Como suelo decir muchas veces en España es más fácil ganar un pleito que cobrarlo.

Las razones de tan lamentable estado de la justicia, con todas las matizaciones,  y sin extendernos demasiado, a mi juicio son tres.  En primer lugar, la falta de medios. Los tribunales de justicia, normalmente están situados en lugares anticuados, pequeños, poco prácticos, faltos personal, desde jueces hasta personal administrativo, y con  sistemas informáticos y digitales anticuados y poco prácticos. En segundo lugar los poderes públicos que se dedican a politizar la justicia, a retocar sus órganos de gobierno constantemente y vomitar tal cantidad de normas de todo tipo que son imposibles de asimilar. Y por último, pero no menos importante, la desidia de nuestros amados funcionarios. Para un profesional de la justicia es exasperante la actitud de muchos de los funcionarios de la justicia, generalmente, el personal administrativo, que por decirlo suavemente, no emplean la intensidad debida en su trabajo.

Aun a riesgo de parecer pretencioso, y dicho sea con toda humildad,  propondría como alguna de las medidas a tomar, racionalizar el numero de normas, menos normas pero más claras, aumentar el presupuesto de la administración de justicia, dotarla de más medios, tanto materiales, como humanos, modernizarla, profundizar en una autentica independencia del poder judicial, y por último reformar el estatuto del personal de justicia de forma que se pueda elevar notablemente el nivel de exigencia de productividad y eficiencia.

Esperando que estas líneas hayan sido de su interés aprovecho para saludarles hasta una nueva entrada en nuestro blog.

  

 

   Eduardo Braojos Collado

Letrado Servicios Jurídicos Isotelia

 

MAS MODIFICACIONES FISCALES

Escrito por isotelia 25-08-2015 en fiscal. Comentarios (0)

El Real Decreto Ley 9/2015 de 10 de julio, de "medidas urgentes para reducir la carga tributaria soportada por los contribuyentes del IRPFy otras medidas de carácter económico", introduce nuevas variaciones en nuestro sistema de retenciones e ingresos a cuenta. 

Al margen de las variaciones que se producen en las nóminas, modificando las retenciones de las mismas, y modificaciones en las cantidades a retener por rendimientos de capital mobiliario y en determinadas ganancias patrimoniales, es importante remarcar que se vuelve a tocar el porcentaje de retención de las facturas habituales de arrendamiento de bienes inmuebles y el de las facturas emtidas por profesionales. Una vez más.


Reducción del 19 al 15% o del 9 al 7%: Rendimientos de actividades profesionales.

A. Con carácter general:

Facturas con rendimientos satisfechos entre el 1 de enero y el 11 de julio de 2015: el 19%

Facturas con rendimientos satisfechos entre el 12 de julio y el 31 de diciembre de 2015: el 15%

B. Profesionales de nuevo inicio, así como mediadores de seguros, etc. :

Rendimientos satisfechos entre el 1 de enero y el 11 de julio de 2015: el 9%

Rendimientos satisfechos entre el 12 de julio y el 31 de diciembre de 2015: el 7%

- Rendimientos del capital inmobiliario procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de bienes inmuebles urbanos.

 En todos estos casos el porcentaje aplicable será:

Rendimientos satisfechos entre el 1 de enero y el 11 de julio de 2015: el 20%

Rendimientos satisfechos entre el 12 de julio y el 31 de diciembre de 2015: el 19,5%


Lamentablemente una vez más, tal y como refleja este Real Decreto-Ley, es una medida temporal y momentánea con la cual nos modifican los porcentajes solo hasta 31 de diciembre. Y desde una fecha tan absurda y complicada desde el punto de vista de gestión de las pequeñas empresas como el día 12 del mes 7. No es ni un día 1, ni comienzo de año, ni de semestre, ni tan siquiera mes....

Al margen de nuestra opinión acerca de la medida, lo que está claro es que debemos tener en cuenta en nuestras facturas recibidas y emitidas la nueva modificación.