Blog de ISOTELIA

ALABANZAS AL SISTEMA TRIBUTARIO ESPAÑOL

Por una vez y sin que sirva de precedentes me gustaría romper una lanza a favor de nuestro sistema tributario, aun cuando sea en un aspecto bastante concreto. Si seguís este blog y nuestra “línea editorial”, hemos de reconocer que no somos muy partidarios, en general, de las normas tributarias y de quienes velan por su cumplimiento. Sin embargo, las posibilidades que tenemos de recurrir las decisiones de un órgano tributario son bastante amplias  ante  la posibilidad última de acudir al Tribunal Económico Administrativo, ya sea este central o regional.

En efecto, si una delegación de hacienda nos abre un procedimiento de liquidación provisional por considerar que hemos presentado algún impuesto de forma incorrecta, podemos primero emitir alegaciones, y después en caso de que éstas no se atiendan  interponer recurso de reposición ante el mismo organismo. Tampoco os vamos a engañar. En esta fase nos encontramos con la típica incompetencia funcionarial española que tan insistentemente denuncio en este blog. Es muy difícil que nos den la razón aunque la tengamos ya que se van a limitar a confirmar sus propios argumentos sin ni siquiera entrar a valorar los nuestros.

Pero a partir de aquí se nos abre una posibilidad que es la realmente meritoria. Podemos acudir a los tribunales de justicia o interponer una reclamación económica administrativa ante el Tribunal Económico Administrativo regional o central dependiendo del importe de la deuda tributaria. Yo con carácter general  recomiendo acudir a esta última vía. Si bien, los Tribunales Económicos Administrativos son organismos administrativos y por tanto no son completamente imparciales, lo cierto es que están formados por verdaderos profesionales, normalmente abogados del estado, que resuelven motivadamente y que no rechazan nuestro argumentos  por sistema. De hecho este despacho gracias por supuesto a la profesionalidad y conocimientos de sus integrantes ha ganado varios asuntos en dichas instancias. Y en cualquier caso después de su  resolución siempre nos queda acudir a la vía jurisdiccional.

Me cuesta pensar que en otros países exista un sistema parecido con tales garantías.

Como no todo podía ser positivo hemos de señalar que las resoluciones de estos tribunales tardan una eternidad en producirse, lo cual en algunos casos puede que nos llegue incluso a convenir.

También debemos mencionar que desde el momento en que una resolución es firme, esto es desde el momento en que cabe interponer el recurso de reposición hay que pagar la deuda tributaria, salvo que la garanticemos o se trate de una sanción que no habrá que pagar hasta que se agote la vía administrativa completamente.


Eduardo Braojos Collado


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: