Blog de ISOTELIA

HACIENDA Y LA INFORMACION DE TUS BANCOS

Escrito por isotelia 28-07-2017 en fiscal. Comentarios (0)

Todos los que trabajamos en esto sabemos que es casi imposible hacer entender a un Auror(*) de la Agencia Tributaria que NO TODO EL MUNDO ROBA.

Los contribuyentes, a ojos de la Administración, a veces no son más que esa masa enorme sin nombre de estafadores y ladrones a lo que hay que detener, porque TODOS ELLOS ROBAN.

Llevo mucho trabajando en esto y con terrible pesar compruebo que es casi puntual la pequeña empresa que realmente genera beneficios interesantes para el autónomo socio-administrador, que le haga tener un sueldazo inmenso que se aproxime a la friolera de los dos mil eurazos. Y desgraciadamente es fácil encontrar microempresas que no solo no generan beneficio (casi ninguna genera beneficios) sino que además no llegan a tener ingresos suficientes para pagar un sueldo a sus administradores. Está claro, para mí y para Hacienda, que si una empresa no genera un sueldo para su administrador (y a veces hasta genera pérdidas),  ese administrador tiene que vivir de algo que no será “del aire”, lo cual le está diciendo a Hacienda que ese ESTAFADOR LADRON NO ESTA DECLARANDO A HACIENDA LOS MILLONES DE EUROS QUE SACA DE SU PELUQERÍA, VIDEOCLUB o TIENDA PEQUEÑA.

SÍ. Obviamente, lo que los Aurores de Montoro ni ven ni les interesa ver es que de una peluquería, videoclub o tiendecita, como mucho se están llevando ENTRE 1.000-1.400 euros a lo sumo a fin de mes. (…Ya les gustaría conseguir estos sueldazos a muchos de mis clientes…).

Pero da lo mismo. Al Departamento de Seguridad Mágica (o Hacienda), que vela para que ningún mago (sí, hay que ser un poco mago ya para sacar dinero de un negocio propio) pueda sacar dinero sin pagar su 21% de IVA + 20-25% de impuesto directo (Vamos, entre el 41 y el 46% de lo que haga aparecer usando su magia), no le importa si un hombre con una tiendecita llega con 1000 a fin de mes o con 600 euros. Lo importante es que pague ese 40% de los 1000 o 600.

Para ello, ayer nos llegó una carta de aviso a un ex cliente (que por suerte o por desgracia ha dejado de ejercer su negocio hace un año), bastante interesante:


“Estimado Contribuyente:

El objeto de esta comunicación es informarle que ha sido seleccionado por la Agencia Tributaria en el marco de un plan de especial seguimiento en el cumplimiento de sus obligaciones de IVA correspondientes al 2017.

El motivo de este especial seguimiento es que las cuantías declaradas en sus liquidaciones de IVA de 2016 podrían no resultar coherentes con los datos de que dispone la Agencia Tributaria en relación con las cuentas bancarias de las que es titular o autorizado (cuando el titular de las mismas no dispone de rentas que justifiquen dichos datos).

Los importes acumulados de dichas cuentas bancarias en 2016 han sido los siguientes:

ACUMULADO DE ABONOS (entradas en banco)       ACUMULADOS DE CARGOS (Salidas banco)

xx.xxx,xx euros                                                            xx.xxx,xx euros

A lo largo de 2017 la A.E.A.T. realizará un especial seguimiento de aquellos contribuyentes que presenten estas posibles incoherencias, pudiéndose realizar una visita así como en su caso el inicio de actuaciones de comprobación.

…”


De este documento se puede extraer algo de manera oficial. TODO MOVIMIENTO DE BANCO ESTÁ CONTROLADO POR HACIENDA. Y aunque parezca una perogrullada, todavía tenemos muchos clientes que no prestan atención a sus cuentas bancarias en cuanto a contabilidad y fiscalidad se refiere. Todos los años nos volvemos locos para que muchos clientes nos manden los bancos para contabilizar, nos encontramos con gente que ha cerrado cuentas y que no guarda ninguna relación o registro con los movimientos del banco con el que ya no trabajan, o nos encontramos cuentas que llevan varios años abiertas y que no sabíamos que existían (gente que nos entrega dos cuentas cuando tienen tres y la tercera se les olvida).


En resumen:

1º Es imprescindible controlar las cuentas bancarias, por que el departamento de Magia y los Aurores de Hacienda sí que las controlan.

2º Es imprescindible que los ingresos que recibimos en nuestras cuentas bancarias sean los mismos que declaramos en nuestros modelos de IVA. OJO A LOS DATAFONOS. Si ingresamos 3000 euros por datáfono y 2000 euros por transferencia, en el trimestre no se nos puede “olvidar” declarar el IVA de esos 5000.


Tenemos programas muy útiles para trasladar los movimientos de los bancos. Podemos descargar en un solo archivo con formato AEB o NORMA43 todos los movimientos de las cuentas, y de inmediato, deben ser enviados a Isotelia al menos una vez al trimestre.

Nuestra labor, como decimos siempre, no es la de contabilizar y presentar unos modelos a Hacienda, sino  servir de control  y ayudar a evitar problemas con la Administración. Cuantas más herramientas nos deis, mejor lo haremos. Cuanto más nos facilitéis nuestra labor, más os ayudaremos de manera personal. Somos buenos, pero Isotelia no es Hogwarts ni nosotros Harry Potter.

Espero que esta noticia os haga reflexionar y tomaros en serio que la información que nos hacéis llegar cada mes (incluidos los bancos) es imprescindible  para sobrevivir a esta locura de control por parte de la Administración a la que estamos sometidos. Porque os recuerdo, que para esta gente, TODOS SOMOS LADRONES.


* (AUROR: Un Auror es un miembro élite altamente calificado y entrenado del departamento de Justicia y Seguridad Mágica del Ministerio de Magia, los Aurores son magos de gran nivel que ejercen la labor de investigar crímenes relacionados con las Artes Oscuras y posteriormente capturar o matar al mago causante del delito.) .Ver Harry Potter.


José Jaime Granados


La venta de participaciones para su Majestad la Reina Oscura

Escrito por isotelia 30-05-2017 en fiscal. Comentarios (0)

Ayer encontramos por primera vez un caso en el cual Hacienda revisaba una declaración de la renta por unas ventas de participaciones de una empresa entre dos socios.

En esta pequeña empresa típica,  una sociedad limitada como cualquier otra, con pérdidas desde hace un montón de ejercicios (por culpa de la interminable crisis), los dos socios quieren regularizar su situación ya que uno de ellos tiene el 66% y el otro el 33%.

Las participaciones (3.000 euros de capital social) se transfirieron al mismo precio inicial. Una regularización así, tan solo para tener ambos el 50% de la empresa, no se realiza para ganar dinero ni para especular, sino tan solo para ser ecuánime.


Pero eso a nuestra sublime Majestad Oscura Hacienda Tributaria (y digo “Oscura” por la dificultad en CLARIFICAR a  los mortales cualquier impuesto) no le importa.

Debemos tener presente que la misión de la Hacienda Tributaria en estos tiempos precataclísmicos es el de aumentar las arcas del sistema y obtener el mayor número de ingresos posibles conque compensar los enormes gastos que mantiene nuestro estado de bienestar.  Por ello, la Reina Oscura(*) cumple eficientemente su cometido, entre los cuales la justicia o la redistribución de riqueza no se encuentran.

Como digo, en esta ocasión, ese 17% de participaciones vendidas por importe nominal de 510 euros (3000 x 17%) a hacienda no le valen, porque en ese caso la Ganancia Patrimonial es cero (si compramos al mismo precio que vendemos no hay beneficio y su Majestad Oscura no gana nada).

Para Hacienda, al hacer la declaración de la renta el vendedor no puede valorar esas participaciones que le ha dado a otro socio de ninguna manera lógica y justa, es decir: vendérselos a los mismos 510 euros que le costaron (y que valen, en esta sociedad en pérdidas).


Su Majestad la Reina Oscura realiza valoraciones impresentables e injustas para las pequeñas empresas con una clara motivación. TODOS LOS EMPRESARIOS ROBAN, y por tanto, habrá que valorar las cosas de otra forma a instancias de PARTICIPAR en ese robo y especulación que realizan TODOS los empresarios.

Así que la valoración de las participaciones de una SL puede ser considerado en Hacienda  no por su valor nominal efectivamente pagado y escriturado sino como el mayor valor de los dos siguientes:

  1. El valor del patrimonio neto correspondientes a las participaciones del último ejercicio cerrado (El Patrimonio neto incluye el capital social y ampliaciones, y las pérdidas o ganancias de todos los años desde la creación de la empresa)

  2. El que resulte de capitalizar al 20% el promedio de los resultados de los tres últimos ejercicios cerrados antes de la operación.

Supongan que su empresa dio beneficios hace 10 años pero que llevamos desde el 2011 sin ganar nada, teniendo pérdidas continuas y tratando de sobrevivir, y hemos tenido la mala suerte de haber vendido participaciones en 2012. Si en 2011 dimos  de pérdidas -10.000 , en 2010 tuvimos 25.000 de beneficios y en  2009 dimos beneficios de otros 20.000, muy probablemente nos costará la broma un buen disgusto. Aunque nunca hemos vuelto a tener beneficios desde 2010, ni repartos, ni nada, y la empresa tan solo nos proporcione un pequeño sueldo para mensual.

La pregunta del millón es (después de asumir que la situación de indefensión de la gente normal ante Hacienda es desesperada y que nos puede pasar cualquier cosa en cualquier momento dependiendo de si nos ha tocado “la china” o no), cuando vendes  8 participaciones de tu empresa a tu socio por las cuales has recibido 510 euros ¿declaramos la realidad, o declaras una estúpida ganancia patrimonial que dice que obtenemos la Reina de la Oscuridad otorgando un importe a estas 8 participaciones de 28.000 euros pagando la friolera de 6000 en nuestro I.R.P.F.?

Cuando me enfrento a estas situaciones tan claramente injustas, viendo tanto nivel de fraude como nos venden nuestros medios de comunicación, no puedo evitar preguntarme…¿Qué sería primero?¿el huevo o la gallina?

(*) (Por puro azar ha coincidido esta denominación con el de la diosa Takhisis de los libros de la serie Dragonlance. Pero esto tan solo es pura coincidencia. Obviamente  NO nos referimos a esto)


José Jaime Granados


El corazón del departamento fiscal

Escrito por isotelia 08-03-2017 en fiscal. Comentarios (0)

Ayer tuve un acontecimiento desagradable con una empresa, y he necesitado reflexionar y plantearme los fundamentos y motivos de la relación laboral que mantengo con mis clientes.

Todas las relaciones mercantiles se basan en un intercambio de servicios o bienes a cambio de dinero. Es obvio que si el servicio es malo o no se paga o se paga mal por dicho servicio, la relación se romperá tarde o temprano.

Pero más allá de la cuestión monetaria como muchos de mis clientes  han comprobado, para nosotros en Isotelia la relación profesional no es tan solo una interrelación servicio-dinero, sino algo más…personal.

Para mí, como responsable del departamento fiscal, contable y económico de Isotelia, la cuestión monetaria se puede ver delegada a un segundo plano cuando mi motivación principal está suficientemente cubierta.

Y es que mi principal intención cuando aparece por mi puerta un cliente nuevo es que tenga un cambio de mentalidad y no me considere solo como un mero prestador de servicios.

Yo no estoy para “contabilizar”, ni para “lanzar impuestos” . Para eso hay miles de asesorías y gestorías. Yo estoy para sentir que soy parte de esta nueva empresa. Necesito hacer que esta (tu/mi) empresa prospere, necesito que mi nuevo socio (cliente) consiga una situación estable sin problemas de riesgos fiscales absurdos, ni riesgos económicos que puedan poner en peligro tu/mi empresa.

Es imprescindible para que haga bien mi trabajo que entiendas que no estoy detrás de una mesa en un despacho perdido de San Sebastián de los Reyes.

No.

Yo estoy junto a tí, detrás de tu mesa. Agobiado cuando no llegamos a fin de mes y enfadado contigo cuando hemos realizado una acción comercial temeraria y hemos puesto en riesgo los ingresos del mes. Aunque entienda que tenemos que invertir, pedir un crédito y arriesgarnos con la nueva carta de productos para el nuevo mercado.

No cometemos errores fiscales prácticamente, a pesar de contabilizar aproximadamente entre 40.000 y 60.000 apuntes por trimestre. Y eso nos permite no ser meros contables-presentadores de impuestos.

No nos interesa. Eso lo hace cualquiera y no me motiva.

Por eso, ayer entendí que si bien cuando una empresa no paga es obvio que se romperá la relación, también es inevitable pensar que si no me pagas, es porque no me valoras y tampoco me consideras parte importante de tu empresa. Por tanto, y este es lo motivo principal, si no soy parte de tu empresa, no me sentiré implicado y debemos romper de inmediato la relación.

Hace un mes, una empresa con la que llevaba trabajando desde hace más de 11 años, tuvo que cerrar. Motivos económicos y de mercado, principalmente. El mercado había cambiado y dejado de necesitar el producto que ellos comercializaban. La pena que sentí  cuando la di de baja en Hacienda tan solo ellos (los dos administradores, mis amigos) podían entenderla.

Puedo decir con orgullo, que prácticamente todos los clientes que tengo ahora mismo me hacen sentir que entienden esta necesidad mía de ayudarles, de sentarme a explicarles como va su/mi empresa, de regañarles cuando creo que no deben de hacer algo (aunque lo entienda), de que cualquier situación económica de la empresa debo darles mi opinión (aunque como agente adverso al riesgo que soy no siempre digo lo que quieren escuchar).

Puedo equivocarme con los miles de apuntes que contabilizamos. O podré olvidar alguna factura. Pero cuando las cosas las sientes dentro del corazón es más difícil cometer errores, y es más fácil luchar con ganas contra todo lo que se ponga por delante, enfrentándome cada día y ganando,  porque mi /tu empresa sea cada día mejor.

Un placer trabajar CON vosotros.  (Porque yo no trabajo PARA vosotros).

José Jaime Granados.


LA DESGANA ANTE EL 347

Escrito por isotelia 06-03-2017 en fiscal. Comentarios (0)

Hace unos días se ha presentado el modelo 347 a todas las empresas y personas físicas que estaban obligadas a realizarlo.

Dicho modelo es obligatorio básicamente para aquellas entidades o personas que hayan realizado durante su actividad operaciones que en su conjunto hayan superado 3005,06 a lo largo del año.

El modelo en sí es un maremágnum de datos y contradicciones que cambia cada pocos años incluyendo nueva información que le interesa a la Agencia Tributaria.

En ningún momento tenemos que olvidar que el fundamento del modelo es el control de la actividad económica, basándose en algo tan simple como la comparación de datos entre lo declarado por el cliente y lo declarado por el proveedor.

A esto, debemos hacer mención a la obligación de declarar cantidades percibidas en metálico por más de 6.000 euros, dato interesante para controlar facturas falsas.

Es muy difícil llegar a comprender como la mayoría de las pequeñas empresas o personas físicas con actividades de escasos rendimientos, no son conscientes de la importancia que tiene este modelo y no le tienen la consideración que deberían, no aportando la información que necesitamos a los profesionales para realizarlo. Es absolutamente imposible para las asesorías conocer la forma de pago hasta que no se han contabilizado los bancos, y aún así, en las pequeñas empresas es habitual que los medios de pagos no queden claros cuando se cierran los ejercicios. Muchas veces en las pequeñas pymes (si solo son controladas por las asesorías) solo tenemos la información del administrador de la empresa para saber si alguien nos ha pagado más de 6000 euros en metálico.

Pero si bien este hecho (pagos en metálico por tanto importe) no suele ser frecuente, si es frecuente que la misma falta de importancia que  le dan los administradores a estos pagos, la tengan con la comprobación de facturas emitidas o recibidas que en su conjunto superen los 3.005 euros.

No somos conscientes de que si declaramos en nuestros ivas y en nuestro 347 cantidades en facturas emitidas inferiores a las que realmente hemos entregado, nuestro cliente declarará y se deducirá más de lo que realmente hemos pagado de iva, y Hacienda nos inspeccionará y nos sancionará.

Y lo mismo ocurre con las compras. Si entregamos sin control facturas duplicadas o erróneas, nos deducimos y declaramos más de lo que nuestro proveedor nos ha facturado y entregado, la Agencia Tributaria nos abrirá expediente.

En ocasiones es complicado comprobar que facturas hemos recibido a lo largo del año y asegurarnos que nuestra asesoría ha declarado todas nuestras facturas emitidas, pero es imprescindible dedicarle un poco de tiempo en febrero a este modelo 347 y tenerle un poco más de respeto.


ALABANZAS AL SISTEMA TRIBUTARIO ESPAÑOL

Escrito por isotelia 16-12-2016 en juridica. Comentarios (0)

Por una vez y sin que sirva de precedentes me gustaría romper una lanza a favor de nuestro sistema tributario, aun cuando sea en un aspecto bastante concreto. Si seguís este blog y nuestra “línea editorial”, hemos de reconocer que no somos muy partidarios, en general, de las normas tributarias y de quienes velan por su cumplimiento. Sin embargo, las posibilidades que tenemos de recurrir las decisiones de un órgano tributario son bastante amplias  ante  la posibilidad última de acudir al Tribunal Económico Administrativo, ya sea este central o regional.

En efecto, si una delegación de hacienda nos abre un procedimiento de liquidación provisional por considerar que hemos presentado algún impuesto de forma incorrecta, podemos primero emitir alegaciones, y después en caso de que éstas no se atiendan  interponer recurso de reposición ante el mismo organismo. Tampoco os vamos a engañar. En esta fase nos encontramos con la típica incompetencia funcionarial española que tan insistentemente denuncio en este blog. Es muy difícil que nos den la razón aunque la tengamos ya que se van a limitar a confirmar sus propios argumentos sin ni siquiera entrar a valorar los nuestros.

Pero a partir de aquí se nos abre una posibilidad que es la realmente meritoria. Podemos acudir a los tribunales de justicia o interponer una reclamación económica administrativa ante el Tribunal Económico Administrativo regional o central dependiendo del importe de la deuda tributaria. Yo con carácter general  recomiendo acudir a esta última vía. Si bien, los Tribunales Económicos Administrativos son organismos administrativos y por tanto no son completamente imparciales, lo cierto es que están formados por verdaderos profesionales, normalmente abogados del estado, que resuelven motivadamente y que no rechazan nuestro argumentos  por sistema. De hecho este despacho gracias por supuesto a la profesionalidad y conocimientos de sus integrantes ha ganado varios asuntos en dichas instancias. Y en cualquier caso después de su  resolución siempre nos queda acudir a la vía jurisdiccional.

Me cuesta pensar que en otros países exista un sistema parecido con tales garantías.

Como no todo podía ser positivo hemos de señalar que las resoluciones de estos tribunales tardan una eternidad en producirse, lo cual en algunos casos puede que nos llegue incluso a convenir.

También debemos mencionar que desde el momento en que una resolución es firme, esto es desde el momento en que cabe interponer el recurso de reposición hay que pagar la deuda tributaria, salvo que la garanticemos o se trate de una sanción que no habrá que pagar hasta que se agote la vía administrativa completamente.


Eduardo Braojos Collado